RUPTURAS AMOROSAS: Mirá lo que le pasa a tu cuerpo cuando te rompen el corazón


compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin


Las rupturas amorosas siempre son dolorosas, aunque el término sea amistoso. Y es que tomar la decisión de alejarse de aquella persona que por bastante tiempo te acompañó en tu día a día, requiere de mucha fortaleza. Esto porque además del dolor emocional y/o el malestar psicológico, tu cuerpo también resiente esa pérdida. ¿O acaso jamás has sentido que tu cuerpo pesa el doble tras un quiebre amoroso? La verdad es que efectivamente es así, pero pocos le ponen atención a estos síntomas, o al menos así lo describió el psicoterapeuta Ronald A. Alexander, quien aseguró que “el desamor afecta físicamente a tu cuerpo”. El experto señaló al Huffington Post que “no eres el único que se va a la cama y se siente apartado del mundo”, pues “un corazón roto puede hacer que te sientas como si hubieras perdido el timón de tu vida. Llorar y gimotear es habitual, al igual que el sentimiento de melancolía, pero además hay síntomas físicos”. Durante su primera fase, una ruptura puede provocar alteraciones en el sueño, ya que el estrés que significa ese quiebre puede interferir en los procesos biológicos que contribuyen al sueño durante el final del día. A estos síntomas se suman la ansiedad y el aumento de palpitaciones cardíacas. “Es importante saber que la tristeza y la pena pueden alborotar y abrumar al sistema nervioso. Es muy normal que este estado de hipoexcitación desencadene una sensación de pérdida de control“, detalló. Tanto así que incluso en el caso de rupturas muy dolorosas y profundas, una persona puede experimentar un episodio similar al de un paro cardíaco, lo que también se conoce como “síndrome del corazón roto”, una afección cardíaca temporal, semejante a un ataque al corazón y que suele desencadenarse tras situaciones de intenso estrés emocional o físico, como lo es la muerte de un ser querido o, precisamente, un quiebre amoroso. En este contexto, Harmony Reynolds, cardióloga del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York, explicó al medio que entre los pacientes que llegan al hospital con síntomas de ataque al corazón, cerca del 1% o 2% es por este síndrome. “Los pacientes con síndrome del corazón roto también sufren otras anormalidades en la función del músculo del corazón. Ese fallo en el músculo del corazón suele resolverse en unas semanas o meses. Por desgracia, los pacientes que han tenido el síndrome del corazón roto siguen teniendo un mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca y accidentes cerebrovasculares en el futuro”, explicó. En el caso que experimentes esto, lo primero que los médicos hacen cuando llegas a un centro médico, es descartar otras anomalías como cardiopatías, coágulos u obstrucciones, para así diagnosticar y tratar correctamente el síndrome del corazón roto. Dentro del tratamiento, es importante que el paciente realice actividades que lo ayuden a desestresarse, quizá las que realizaba en el pasado y que puede retomar. En los días posteriores al episodio, se recomienda no beber alcohol o comer comida poco saludable, ya que obviamente pone en riesgo tu corazón. Para manejar la ansiedad y sensación de vacío, puedes practicar meditación, la respiración profunda, o incluso ‘desconectarte’ del mundo apagando las redes sociales pero no aislándote, sino que reuniéndote con amigos y pasando buenos momentos al aire libre. Por último, Alexander recomienda: “Respira, llama a un amigo, ve a terapia o da un buen paseo. Si puedes, ve a pasear cerca de un río o un lago; cuando tienes el corazón roto, sólo el hecho de ver el agua pasar te puede llevar a entender de forma inconsciente que todo cambia y nada permanece igual. Las rupturas ocurren y es normal sentir pena, pero recuerda: esto también pasará“.

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin

Las más leídas